domingo, noviembre 12, 2017

Reina de los Anillos

¡Compasión de mí mismo!
lo que me embarga el alma
cuando tomo (a la fuerza) la pluma
en este noviembre tan frío

Noviembre ¡qué mes tan feo!
¡Y yo que lo veía bonito!
Y lleno y preñado de promesas,
de sorpresas e imprevistos

Y era que te veía venir
Entre nubes, suelta y a tu estilo
tras la caída de las hojas
y el viento y el tiempo umbríos

Y ahora que sé que estás tan lejos
y me siento (medio) inútil y vacío
me pongo a cantarle a hojas muertas
¿Símbolo acaso del Destino?

Como si se hubiera abierto el cielo
conmigo de único testigo:
¡todo tan frágil, y tan débil
tan pasajero y tan efímero!

¡Peor que la Nada lironda!
Y tu recuerdo (y tu artificio)
es lo único que me salvó,
¡Lo supe, lo presentí de niño!

Poesía de tu presencia
de tus ausencias y sigilos
de tu secreto y tu misterio
de tu sombra y de tu embrujo

¡Poesía eso es lo que tú eres!
Mujer bella ¡dios qué hechizo!
que si no me pongo a cantarte
Poco poco me hundo (o agonizo)

Te canto a ti mujer linda
Reina de los anillos
y de este otoño ¡tan incierto!
capaz de sellarme el futuro

de salvarme del desastre
del fracaso y el infortunio
y todo lo que más me agobia
(¡un puro malentendido¡)

Que tú sabrás limpiar de un soplo (de un beso)
Con discreción y sigilo
Como si nada ¡todo un mal sueño!
Y renaceré a solas ¡contigo!

sábado, noviembre 11, 2017

BÉLGICA: EN DEFENSA PROPIA

La Grand-Place de Bruselas, en el corazón de Bélgica, de Europa y de los españoles con memoria (histórica) “Bodas de oro de las corporaciones y el Imperio” escribió –en la vuelta del Duque de Alba- el gran Eugenio Montes (fuera de toda sospecha) (…)
Ni tanto ni tan poco. Y me refiero a Bélgica, a los belgas y a la opinión pública española adoctrinada por los medios que parecen haber sido (uno y otros) blanco en los últimos días de un brusco despertar en el tema. Durante años –mis lectores en este blog y otro sitios son testigos fehacientes- - clamé en el desierto sobre las complicidades que denuncié en la clase política (y periodística) belga, y en particular en la llamada extrema derecha estrechamente ligado (de antiguo a los llamados (en España) sectores patriotas, que se han puesto hora como desatados –o como si les hubieran dado cuerda- a atacar sin matices y sin distinciones –y a base de infundios históricos y de leyendas/negras- al país entero y (todos) sus habitantes. Acogen y prometen a Puigdemont asilo político en el gobierno belga por presiones (no se olvide) de su principal socio gubernamental, la N-VA, que son al nacionalismo flamenco lo que el PNV al nacionalismo vasco o lo que el PDCAT –la antigua CdU- a los nacionalistas catalanes. Con una salvedad mayor y son los vasos comunicantes -en España propiamente impensables- que mantienen (de antiguo) los de la N-VA con el sector del nacionalismo flamenco representado por el Vlaams Blok –últimamente rebautizado Vlaams Belang- posicionado más bien en la extrema derecha del espectro político e ideológico a escala europea como belga, tal y como lo ilustra su longeva (e indestructible) alianza –en plan de súbditos o subalternos por cierto- con el Frente Nacional francés al que muchos de ellos –sin poner peros no obstante a au ayuda, quiero decir a sus dineros- motejan y descalifican de “nacionalistas de Estado” oponiéndolo a los nacionalismos populares, del género del nacionalismo “volk”- que se traduce por pueblo en alemán como en flamenco. ¿Fue acaso lo que me separó de ellos, y lo que da cuenta a la vez del boicot tenaz (y solapado) en esos sectores del que me sentí invariablemente objeto desde que llegué a Bélgica? Eso influye en mi opinión desde luego, por más que no sea más que un secuela como otra cualquiera de la excomunión (latae sententiae, arts: 1370-1371 Cc) por parte de las instancias eclesiásticas de resultas de mi gesto de Fátima -como aquí ya lo dejé sentado- y de la tutela eclesiástica en la que todos los de ese cuadrante político e ideológico -sin excepción- se ven inmersos, , por mucho que a algunos de ellos se les llene la boca con la retórica anticlerical y por más que vayan de paganos (sic) por la vida –como si aún les estuviera oyendo-, mayormente para andar por casa, léase en la política belga, pero a la hora de la verdad, se posicionan fatalmente del lado de la obediencia (canónica) porque “fuera hace frío” (¡ y cómo!), recogiendo así la expresión de un periodista flamenco (hoy ya fallecido) -"want buiten is het koud"- que criticaba con tino y agudeza (flamencas) esa duplicidad –típicamente clerical- de algunos católicos belgas en política, y que a todas luces había experimentado él ese frío en propias carnes (como el autor de estas líneas) ¿Donde estaban todo esos patriotas/españoles que se desgañitan ahora atacando sin más distingos a Bélgica y a los belgas -y sembrando así vientos aciagos (y de consecuencias imprevisibles)- hace once años (febrero del 96) cuando estalló otra crisis entre los dos países por el rechazo al pedido de extradición de un pareja de etarras aquí refugiados por parte de la justicia española? ¿Donde estaban ellos y sus gestos de apoyo por mínimos que fueran -¡ni un guiño tan siquiera!- cuando me detuvieron en Bélgica y llené las portadas y primeras páginas de los principales medios españoles (y extranjeros), con mi foto y con algunos de los gritos que lancé entonces? “¡Bélgica refugio de etrras!” el principal y más audible de todos? Nada, como si no fuera con ellos. Ni el menor eco. Callados como ….Como si no fuera su compatriota. ¿Quién hablaba además entonces (febrero de 1996) en España de eso –del santuario/belga- , que hoy dan -a toro pasado- todos esos profetas de calamidades por obvio y archisabido? Nadie, doy fe de ello. Me quedé sólo (de nuevo) Lo que hoy me da más fuerza moral si cabe a la hora de terciar en este (tan complejo y delicado) tema, y de denunciar la duplicidad hipócrita escondida o diimulada en algunos análisis y ataques aparecidos en los medios patriotas/españoles estos último días, que suenan a provocación irresponsable y desleal-e interesada (y traidora)- más que a otra cosa (porque sepan que me di por aludido: tan ingenuo -y tan friki -“juntaletras”- no lo soy ¡que no se crean!)
Villanos y criminales? Ahí va mi respuestas, en castellano. En desagravio y en defensa propia

martes, noviembre 07, 2017

ODIO A ESPAÑA EN VENTA LIBRE EN BÉLGICA. LLAMAMIENTO A FABIOLA

Nos duele España. Algo que nos negamos siempre a nosotros mismos, por el desprestigio de la fórmula convertida en lugar común por excelencia del patriotismo mas lacrimógeno y sensiblero Y ahora la asumimos al cien por cien ¿y cómo no? ¿Qué sería si no, sino negarme a mi mismo? De como me duelen -a rabiar ¡Dios!- los ataques a España difundidos y aventados ´(con el mayor realce) por las ondas aquí en Bélgica, el desprecio denigrante, el odio (xenófobo, antiespañol) que respiraban las palabras del fantoche “president” ¡que a fe mía que cada vez que decía (en francés, entre extraños en suma) “ese país” -en su arenga ante “sus” alcaldes- era como si me dejara marcados los dedos en la cara! ‘¡P….traidor! ¿Guerra mediática entre Bélgica y España a todo arder las horas que corren? ¿Para qué seguir negando la evidencia? No hay mal que por bien no venga, dijo o dicen que dijo el Caudillo (cuando la muerte de Carrero Blanco) Y la crisis política y diplomática entre los dos países siempre in crescendo desde hace días y hoy ya al borde del estallido en los medios (y no sólo)- es (y no me tomen por cínico) una buena noticia. El problema entre España y Bélgica o mejor dicho el problema español de algunos –¿muchos, pocos?- belgas, por fin a la luz del día por vez primera desde hace años (siglos) ¡La noticia más terrible y más extraordinaria –que hubiera dicho Nietzsche- de nuestra época! Lo que muchos aquí se empeñaban fanáticamente en negar como si denunciándolo -y clamando así en el desierto- estuviésemos dando en la llaga, a saber, lo que les duele en lo mas hondo y en lo más vivo a muchos belgas, (y por eso tan cerrada y obstinadamente lo niegan, como si fuera para ellos una grave afrenta (...) ¿Complejo de culpa colectivo y no menos histórico? No creo en las meigas pero hay las (...) De las raíces históricas hondas y antiguas de ese problema hispano/belga o belgo/español ya me explayé largo y tendido en este blog y en algunos de mis libros en especial en “Cataluña en guerra” (el pasado año) Y no hablo de oídas, aquí todos lo saben (o lo imaginan) ¿Qué va a suceder en el breve espacio de días y de semanas que se avecinan? Está claro que asistimos a partir de hoy a una escalada de la crisis de consecuencia imprevisibles. Antes –¿reacción pusilánime, cobarde (en defensa -¡iluso!- de derechos/adquiridos)? optábamos - confiteor- por la concordia a todo precio, pero las cosas se han salido de madre a tal punto que es de desear que la crisis estalle cuanto antes. Antes de que sea demasiado tarde. Para España, y para Bélgica, a la que algunos se empeñan en empujar por los mismos derroteros (o despeñaderos) que Cataluña, echando así a perder una unidad por la que dieron su sangre -no se olvide- tantos españoles hace siglos. O si no, que desautorice quien pueda y tenga autoridad institucional y fuerza moral para hacerlo, ese odio antiespañol, en venta libre en Bélgica desde hace unos días por cuenta de la independencia de Cataluña. ¿Y quién más autorizada para hacerlo que la reina española de los belgas? ¡Hazte oir, Fabiola, reduce al silencio a los mercaderes del odio antiespañol y creeremos en ti, y en Bélgica! (aunque algunos belgas no se lo merezcan)

domingo, noviembre 05, 2017

A Mis Queridas Ilusas


Siempre en pie por ti dulce amor
Tirando del carro aunque me hunda
¡Por ti , dulce niña,
mi destino, mi divisa!

Exhausto (y el nervio a flor de piel)
tras mi jornada cansina
Cuando vengo a repostar
en mi posada (como) alpina

Que me sube la moral
y me “pone las pilas”
a comerme el mundo
Y tu corazón ¡dulce piña!

Soy el mismo, no cambié ¡oh no!
Y no me renegué ¡eso nunca!
Más macho –más viril-
¿O que os creíais ilusas?

Se es lo que se es
a las duras y maduras
en tormentas y bonanzas
(En Bélgica o Extremadura)

Aunque esté en duda a veces
y me hundan las calumnias,
yo siempre salgo a flote
(tu imagen fija en mi retina)

Como un loco o un visionario
De una luz que rasga las brumas
de la vida, de la historia
de mi alma ¡siempre pura!

¡Tanto golpe, de los hombres
y los dioses! ¡qué amargura!
¡Tanta miseria y bajeza
humanas y divinas!

Lote de almas ardientes,
condenado a vivir a oscuras,
y buscando y buscando encontré
refugio en mi poesía

Poesía desnuda y salvaje
de mi lengua, de mis fibras
que brillaba por su ausencia
¡No muerta sino dormida!

jueves, noviembre 02, 2017

UCRANIA LA HOJA DE RUTA EN CATALUÑA

Según fuentes bien informadas –cerca de los servicios de inteligencia y en la Red- sobre Puigdemonr, no habrá sido más que un lanzar cortinas de humo su comparecencia en Bruselas -cerca del palacio Berlayamont, en el barrio de las instituciones europeas, ¬de donde le ví desalojar a hurtadillas y a toda prisa, como lo que ya es, un simple fugitivo. Así, no habrá venido aquí –conforme a esas fuentes- más que con un objetivo bien preciso “in mente”, conseguir financiación, para el escenario insurgente que tienen en mente montado él y los suyos, el "Maidán catalán" como le llama ya la prensa extranjera –en plena arrancada mientras escribo estas línea por las calles de Barcelona-. y cerca precisamente del (principal) aprendiz de brujo del Maidán de Kiev- (ver foto), y de las revoluciones “de colores”, el banquero Georges Soros (y parentela) Algo que vaticiné en algunos de mis libros (“Guerra del 36 e indignación callejera”, “Cataluña en guerra” (y no sólo) A asociar “de oficio” a la actitud equivoca de la diplomacia israelí de cara a la crisis catalana, No creo en la meigas pero hay las: ¡Españoles abrid los ojos, bien alerta, al nuevo disco rojo en Cataluña! Lo ven hasta los niños: Ucrania, la hoja de ruta de Puigdemont y de sus mentores extranjeros en Cataluña

miércoles, noviembre 01, 2017

Flechas Envenenadas

Poesía sobre la marcha,
suelta e improvisada
como me sube la mente
como "me vienen dadas"

Poesía para vivir (y sobrevivir
en el centro de la pantalla)
que me hace renacer
y despierta en mí una alborada



------------------------------
Un dulce amanecer verde
de niño, en technicolor
de prados bien risueños
y vacas coloradas

Y no esos amaneceres desiertos
que me amanecieron tanto
en las mañanas de mi vida
(¡qué largo viaje a la Nada!)

Por eso, huyendo y huyendo
de esos amaneceres (¡ni un alma!)
viajé hasta lo hondo de la noche
¡harto ya de noches blancas!

¿Hasta cuando, Juan, hasta cuando?
¡Detenla ya por favor
la interminable jornada
de aventura (y de drama)!


-----------------------------
¿Por qué esa poesía patética
tan grave y apesadumbrada
desde que empecé a acostar en papel
lo que me sale del alma?

Y fue que te vi aquella noche
que marcó un antes y un después
en mi larga travesía,
en mi rumbo (en desnortada)

Y en plena anochecida
me encontré de pronto a salvo
como en un claro del bosque,
de luces y luminarias

Y era tuya mi poesía
su temperatura y esperanzas
¿o es -¡no! ¡no puede ser! (aunque lo espero)-
que estos versos en ti acierten?


(cual flechas envenenadas)

martes, octubre 31, 2017

ABOGADO BELGA DE PUIGDEMONT (DE PERFIL Y DE CARA)

Paul Bekaert –pronunciado sin la e (con a)- un rostro y un nombre, y un fantasma de rostro y de nombre, revoloteando en torno mío los años que vengo residiendo en Bélgica. Abogado de etarras (convictos o presuntos) sin complejos vine a dar por vez primera con él con ocasión del ruidoso caso de las extradiciones fallidas –por culpa suya (y no sólo) que llevo a España y Bélgica al borde de la ruptura diplomática (enero del 97), como ahora. Lo que estaba en primerísima fila de telón de fondo en el el acto de protesta que protagonicé en en mayo del 2000 delante del Palacio Real de Bruselas (y de todo lo que se seguiría) Un germano o ario/germano puro -y rubio/azul, de suponer, pese a la calvicie-, lo que resalta así a primera vista de su fisonomía y de su foto -y pose(tan estudiada) Una afinidad racial -con no poca carga anti- de racismo antiespañol- lo que explica su vascofilia (separatista) como la de ls nacionalistas flamencos que les viene de lejos, de las guerras de religión -én otros términos guerras de Flandes- entre católicos (antepasados de los belgas) y los holandeses protestantes , donde el tema racial era una de las municiones principales y favoritas en el arsenal holandés de guerra de propaganda de entonces, cuna y matriz de la leyenda/negra, cuya fuente primera lo es la Apología de Guillermo de Orange (vulgar panfleto) Aunque no lo reconozcan. Una hispanofobia visceral –léase étnica, racial- que les permite hoy (discreta, disimuladamente) sacudirse el sambenito de vencidos –léase de fachas o nazi fascistas apestados- en el mundo y en la Europa de después de 1945, hasta el punto de llegar a figurar ´-de árbitros supremos, y de donantes de lecciones- en el gobieno (democrático) de un país europeo. España, hoy como ayer, de chivo expiatorio por estas tierras de los antiguos países bajos. Un atípico pero no tanto –que no se le vea el plumero quiero decir- el abogado belga de Puigdemont que va de demócrata –y de antifacista ("résistant") , y antifranquista- de/toda/la/vida, aun siendo de Brujas donde eso no se dio (por más que digan y sé de lo que hablo) A ver si esta vez muerde por fin el polvo del fracaso y de la derrota ante españoles, lo que no fue posible hace veinte años. Así sea. ¡Será! (como decían en el Frente de Juventudes)
--------------------------------------------------------
Moreno (Ramajo) y Raquel (García) La pareja de presuntos etarras –reclamados por la justicia española y hoy gozando los dos de la nacionalidad belga- que a mandíbula batiente se rieron aquí en Bélgica (enero 1997) –con complicidades en lo alto, y con la ayuda del nuevo abogado belga de Puigdemont- de la justicia española y de todos los españoles en resumidas cuentas. Los belgas tienen zanjado y archivado el caso, pero otros no tenemos la memoria tan corta. Fue un error (mayúsculo) del PSOE ´-caucionado por José Luis Zapatero y (nota bene) por José María Aznar, tras los atentados del 11 de marzo- que seguimos pagando hoy los españoles, en especial los que residimos en Bélgica (y sé de lo que hablo) Y que nos va a pasar nueva factura en el tema de Cataluña. Que nos está pasando, que me diga