martes, diciembre 12, 2017

Mi Patria y Tú

¿Querrías arroz, idealista ingenuo?
¡Tres tazas, tres tazas llenas!,
Verdes paisajes, climas húmedos
te iban, te tiraban, te gustaban
del Norte (o Centro) de Europa

¿en signo de diferencia
o de distancia a penas?
¿Por atractivo o impulso espontáneo
o despegue descastado (“catalán”)
del secarral hispano o de "la calor" española?

¡En el pecado llevas la penitencia!
El invierno más largo –¡y el más gris!-
que nos cayó por sorpresa (en tromba)
de agua sucia y nieve blanca
(Blanca y sucia como las palomas)

El más largo de mi existencia
desde que llegué a estas tierras belgas
¡País de grisuras eternas!
¿La Patria es un paisaje o un clima
acaso? ¡Bien hondos en la Memoria!

Eso es lo que me enseñó (en moraleja)
mi estancia aquí entre bonanza y tormentas
Y por eso me siento hoy (domingo)
-¡domingos de desolación por estas tierras!-
más apátrida, más ahora en tierra extranjera

Sin poder encontrar nada ni nadie
en el cielo –¿vacío?- de mi memoria
tan surcado de negras nubes.
¿Nada, nadie?, ¿y que más me diera
si te encontrase a ti, mi reina?

"La Patria de mi mujer”:
a un expatriado de su país en guerra
-¡dios qué época (años noventa)!-
le oí un día, justificándose él así
(¡menudo mejunje de pueblos y de etnias!)

Un exiliado en el teatro/mundo
-que no se parecía en nada a ella (…)-
puesto en igual disyuntiva
a la que me veo yo puesto hoy
¡Por culpa tuya preciosa!

La Patria Mía lo eres tú
(o el país donde te conocí)
lo que acabé descubriendo en ti
lo que escondía, lo que esconden
las musas de los poetas


¡La Patria de los poetas!
(¡Los más sensatos y patriotas!)
Y es que  se parecía a ti
¡Oh Juan sólo ahora te das cuenta!
(escanciando este poema) (...)

Bella y fría y distante
(y blanca marfileña, y europea)

lunes, diciembre 11, 2017

JOHNNY O LA ESPAÑA FELIZ DE LOS SESENTA

Johny y Sylvie, la pareja emblemática de cuando yo era (muy) joven. Él, criatura inmortal del show business marca USA (y del orden o la paz de Yalta y de tantas otras cosas)… Ella –madre de su único hijo-, icono erótico (rubio y todo de blanco) (..) del conjunto de una generación de españoles que fue la mía propia Y rostro y voz irremplazables los dos de un mundo que se fue, el de de una España feliz, de los sesenta, a la que entiendo seguir siendo fiel (por siempre) en la memoria

Johnny ha muerto. “¡No, no es posible! dan ganas de exclamar, de repetir la humorada, con la foto de uno de los fanes presa de consternación en la mirada, llegándole la noticia mucho tiempo después, entonces (hace unos diez años apenas) (…) que llenaba las calles se Bruselas por cuenta de Elvis Presley otro idolo del show business como él y más que él todavía. El deporte no es sólo deporte ya lo tengo aquí repetido dejándolo sentado (y por escrito) no sé cuantas veces- y del mundo de la canción (y del espectáculo) se puede decir lo mismo o más incluso todavía. Confieso que no tenía intención ninguna de dedicarle articulo o necrológica alguna, porque (lo confieso también) el fenómeno que Johny Halliday venía a encarnar aquí me dejó siempre bastante perplejo (y frío). Un nombre, una cara de los sesenta ya tan lejanos, no más que eso, sí, así lo pensé mucho tiempo pero los largos años que llevo aquí residiendo me rindieron la evidencia que para los belgas era –y sigue siendo- mucho más que eso todavía. Y lo mismo se podrí hacer extensivo de por cima de los Pirineos.

Como lo ilustra tan cegadoramente el duelo/nacional decretado en Francia por el presidente de la república en honor del cantante franco/belga –que había pedido el voto para él no obstante en las recientes elecciones presidenciales francesas, no se olvide) , y la manifestación (grandiosa) de duelo que habrán resultado sus exequias. Particularmente ilustrativa y todo menos triviales (o mundanas) lo habrán sido las palabras que la noticia de su muerte habrá merecido a Emmanuel Macron. De “un destino francés, le habrá calificado el primer mandatario galo, que habrá evocado también la indefinible soledad (sic) que deja de rastro su muerte, Y esto último da posiblemente la clave de explicación de la innegable conmoción –entre franceses, entre belgas- que deja tras de sí, como lo ilustra el gentío congregado en las ceremonias sn su honor en la capital francesa, a la altura de los Campo Elíseos.

“Come on twist again¡”, de cuando (como diría Umbral) el mundo reía, cuando aprendí a bailar, léase a bailar “moderno” –en los veraneos del Espinar, y con los "cuarenta principales" ¡oh España feliz de los sesenta! - una época la que yo y tantos otros asociamos fatalmente a Johnny Hallyday, a Johnny y -a no olvidar- a su joven (y primera) esposa Sylvie Vartan, icono erótico de la época aquella y de toda una nueva generación de españoles que fue la mía, y el que me demienta de mi misma edad no dice la verdad (a sabiendas. ¿Cantaba ella acaso mal, de poca voz? lo que quieran pero tan ” inmortal” como su marido que quedó inmortalizado (no poco) en el recuerdo gracias a ella. Por rubia (del frasco o no, creo que no) y por francesa, que no lo era. Y en Johnny había igualmente –como en ella- esa mezcla de verdad y de pega (en francés, “toc”) como lo pude comprobar o calibrar “in visu” una vez hace ya años cuando le vi de pura casualidad) irrumpir como un exhalación y pasar delante de mí en coche y a la velocidad del relámpago en Bruselas, saliendo de un hotel en frente de la estación Central, donde le esperaba un muchedumbre de fanes y curiosos y admiradoras, y que le vieron –en delirio- (y le vimos) surgir de pronto entre la masa para desaparecer de nuevo en un instante en lo hondo del deportivo que le esperaba, como un ñuñeco o un monigote y con los movimientos reflejos de un robot - que trajinaban unos cuantos a sus anchas, con su consentimiento.

Un guiñol, un brillant guiñol (sabiamente dirigido y robotizado), esa es la impresión que me dio. Que confirmaban otra bien anclada den mí, la de un puro producto de marketing o del show business marca USA (o democracia USA de importación, tras el 45) con eso de todos (sic) “llevamos algo dentro de Tennessee” -y esas cosas tan raras que cantaba-, y era por Tennessee Williams (¡de lo que me entero sólo ahora!) No es óbice que hiciera acto de presencia –a través de lo medios o a cuerpo limpio- en el mundo de su época. Con lo que combatió o contrarrestó (eficazmente) –por los medios su alcance- ese sentimiento indefinible de soledad al ue habrá (certeramente) aludido Emmanuel Macron: a que sus admiradores y admiradoras se sintieran menos solos, y cómo, tal y como lo viene a ilustrar lo solos-y solas- que a todas luces les deja ahora.

Una presencia amiga –y como de la familia- en “la tierra desierta” ( T. S.Eliot), y más aún, en los domingos/de/desolación de estos desiertos (urbanos de Europa. “Nada en el Domingo” escribió proféticamente Umbral y eso que hablaba de Madrid y no de Bruselas (…) Asociado aquél –lo quieran algunos reconocer o no- a una época dorada, la España de los sesenta –una España que reía, se diga lo que se diga ahora-, y compañero –en el anonimato- anónimo e inseparable de tantos de sus contemporáneos. Algo es algo y ese algo es mucho. Johnny Hallyday –y Sylvie Vartan (madre de su único hijo)-, o la España feliz de los sesenta –de mi infancia y adolescencia-, a la que en tiendo seguir siendo fiel, en mi memoria.

viernes, diciembre 08, 2017

ESTELADAS EN BRUSELAS




Un montaje a  base de esta foto, con Rajoy caracterizado de Millán Astray, fundador y jefe de la Legión, figuraba en primer plano en la manifestación (numerosa) pro Puigdemont hoy domingo en el centro de Bruselas: Con el debido realce (faltaría) en la prensa belga. Nos merece aplauso sin reservas la aplicación del articulo 115, pero ¿puede recuperar (sic) Cataluña el actual jefe de gobierno si sigue empeñado en ponerse (sistemáticamente) de perfil en el tema de la ley de la Memoria histórica? Desde este lado -el más allá (au-delà - de los Pirineos, no está nada clara la cosa


ADDENDA

Es en el frente internacional –que pasa por Bélgica, a no dudar, de preferencia-, en la internacionalización del conflicto en la que ha apostado a no dudar -con su huída (o ëspantá) a Bruselas- el jefe de la Generalitat, donde se está jugando -y decidiendo- el reto (magno) de la independencia que me diga de la secesión catalana, y es “por culpa” (un decir) de la imagen “franquista” de Mariano Rajoy a la que tantos oídos presta la opinión belga (algo fuera de discusión aquí) Y no fue la única de las evocaciones históricas (antifranquistas, y guerra civilistas sin discusión alguna) que no podía faltar en la manifestación, y que están tanto recordando aquí como lo hicieron con Aznar y como lo harían a no dudar con el venidero. ¿No podía faltar? Yo diría que in crescendo, desde que empezó –con Puigdemont de director de orquesta, la actual ofensiva independentista catalana en Bélgica, en la calle y en los medios. Con la complicidad descarada del gobieno belga y el visto bueno nota bene de la Corona, implícito al menos. Y es algo que el propio interesado deberá acabar reconociendo, y asumiendo, quiere decir capeando el temporal y haciéndole frente, sin dimisión ninguna (que sería hacer el juego a los secesionistas y a sus comparsas extranjeros) Porque es demasiado lo que nos estamos jugando en el empeño. ¿Queda claro lo que aquí decir estoy queriendo, Don Tancredo? ¡Abrogación ya de la ley de la Memoria (que sólo el “congelarla” nos está trayendo lo que no está trayendo)!



ADDENDA bis

A algunos les puede parecer un tirar piedras a mi propio tejado el hilo de mi razonamiento, porque si el blanco fácil o el chivo expiatorio -por designación- de los separatistas catalanes y de sus corifeos y compañeros (objetivos) de viaje en el extranjero como aquí lo he dejado dar a entender, lo es el "franquismo" del actual jefe de gobierno –gallego como aquél- , la solución no puede ser (o eso parece) más rápida ni expedita, ni estar más al alcance de la mano (de todos o casi todos) Dando así la razón a los que se la tienen jurada a éste desde hace ya un rato, que vienen patrocinando o impulsando la operación de acoso y derribo mas escandalosa en la política española en los últimos cuarenta (o cincuenta) años: Un sofisma o falso silogismo a penas, porque eso vendría a querer decir que Franco es el culpable –último (post mortem)- de lo que está ocurriendo en Cataluña o en otros términos que la actual arremetida separatista no es mas que la última de las secuelas de la guerra civil (española) interminable que no tiene visos de amainar y que continuará ardiendo sine die dentro y fuera de Cataluña. Por cima como por debajo de los Pirineos. O en clave de política extranjera, que (según aquellos) la guerra civil española no fue mas que la primera batalla de la Segunda Guerra Mundial, y también la última (porque todavía dura) En lo que (dicho sea entre paréntesis) no les falta razón (y que me perdone Pío Moa)Y que para ellos pues la guerra contra España) continua, ya sean belgas franceses, o de otros países europeos. Sobre todo para belgas, para su diplomacia y su clase política que tienen todos los motivo (históricos) –los suyos- para ver en la actual crisis en Cataluña la ocasión que ni pintada de desquite o de revancha contra esa España mal afamada, que les hizo perder (piensan ellos) en el Tratado de Westfalia (y en sus cláusulas secretas) (…) La misma que dio refugio (nota bene)  a Leon Degrelle
hasta el final de sus días, condenado a muerte aún (nota bene) por la justicia belga: Lo dicho, la guerra civil española y “pari passu” la Segunda Gurra Mundial duran todavía para algunos (¿muchos, pocos?) belgas. En España, y más particularmente en Cataluña. Y de eso, Rajoy -seamos ecuánimes- no tiene en absoluto la culpa. Ni Franco tampoco (faltaría)



Bruselas a la hora catalana, catalanista que me diga, después de tantos años -soy testigo fehaciente-, de haber vivido a la hora (nacionalista) vasca. Bajo la lluvia y de amarillo más que nada –el color de la infamia, o de las victimas, antes y después del 45, lo que todo junto y bien revuelto viene a todas luces a querer encarnar y simbolizar hoy el separatismo catalán en la capital de Europa, de la UE para ser exactos. El negro –de la pólvora, del terrorismo en suma de la ETA- era más intimidante y amedrentador, el amarillo catalanista en cambio parece mas insidioso e hipócrita. Y como tal, mas peligroso tal vez, por lo imprevisible. Los dos se merecen sin la menor duda la misma actitud de repulsa –en todo español que se precie (aunque se ves expatriado mas o menos a la fuerza), pero habida cuenta sobre todo de lo serio de la amenaza -lo mismo que de la gravedad del envite- el desafío en curso nos impone un cambio (urgente) de estrategia. Y lo iba barruntando cruzándome, completamente al azar, de vuelta yo del consulado español en el centro de la ciudad, con esos manifestantes –numerosos (y silencioso)- venidos en masa a Bruselas, muchos en familia, ante los que mi mente, lo confieso, se veía sumido en el total desconcierto y mi actitud aguerrida de otras veces –de siempre- fatalmente desarmada. La inhibición me dura no obstante poco tiempo, y es en el autobús -de vuelta a mi barrio desde el centro de Bruselas teatro de la manifestación- donde coincido justo al lado y delante mío con tres manifestantes, una madre y sus dos hijos varones, adolescentes (envueltos en esteladas) Pegué la oreja, lo confieso, y me pude rápido percatar que los chicos hablaban en catalán y la madre en cambio lez respondía en castellano –sin mácula y sin reproche (y sin acento)- , el sueño de concordia lingüística que anima a no dudar, así lo pensé, a muchos de los que engrosan hoy por hoy las filas de los pro-independentistas. Era más fuerte que yo el deseo de intervenir en la conversación y acabé metiendo baza. “Un equilibrio perfecto, estable o no, es lo que está por ver, que el amarillo no se tiña rápido del rojo sangre, como es de temer”, les acabé espetando en un tono sosegado y perfectamente audible, a lo que la madre asentía de una sonrisa tímida y educada y los hijos con un cerrado mutismo (hostil) en cambio.. Lo que ilustra y apunta hacia el conflicto generacional que se está incubando en aquella región la crisis, tal y como lo subrayan ciertos comentaristas extranjeros, sobre todo en la prensa belga, o francesa.

Han marcado un tanto con su manifestación europea, no hay duda, y pese al respeto que me merecen opiniones de lo más autorizadas en contrario cabe seriamente poner en duda eso de que “el procés” es agua pasada. A otro perro con ese hueso: lo contrario cabe presagiar desde luego, no solo del éxito de la convocatoria por la participación nutrida, sino más inquietante aún, por la impresión (dominante) de receptividad que este o aquel manifestante –como pez en el el agua- daban entre la población belga. Lo que conforta a los catalanistas -y a los catalanes- en la imagen tan cara y tan mimada entre ellos de ser más europeos que el resto de los españoles (¡otro perro y otro hueso!) ¡Una impresión óptica a penas? ¿La misma receptividad no obstante ente otros/españoles, emigrantes de antiguo que deben fatalmente ver en ellos unos intrusos y advenedizos, y un protagonismo /belga completamente improceden te y para nada bienvenido el suyo (“malvenu”): lo que piensan y sienten a todas luces los de la comunidad (emigrante) asturiana? Esa es otra historia. de la que prometo ocuparme, por la cuenta que me trae, sobre todo de los asturianos de Bélgica (de mis culpas y pecados) Como sea, todo depende por cierto de lo que ocurra en las elecciones catalanas para las que los operadores turísticos belgas –-dicho sea entre paréntesis- están trabajando a destajo –según lo que se filtra en los medios- como si de una de unos Sanfermines en versión catalana se estuviesen cocinando entre ellos, con éxito asegurado sobre todo –ni que decir tiene- entre la población flamenca (que registran por cierto el mayor umero de reservas) ¿Nada que ver en este escándalo de agitprop secesionista (antiespañol), la pasividad (cómplice) del gobierno belga (y de los que les caucionan)?

miércoles, diciembre 06, 2017

BALDUINO Y FABIOLA (Y CATALUÑA)

Vengo observando sospechosos movimientos en mi contador de un aumento curioso y significativo de visitas en uno de mis antiguos “posts” “Historia de Balduino y Fabiola”, de visitas procedente en su gran mayoría significativa y sospechosamente de Bélgica. Y digo lo de las sospechas porque estas visitas, que me diga este aumento de visitas belgas viene a coincidir (sospechosamente) con el verme de nuevo puesto en la picota en los medios belgas –en prime r plano y en primera página, titulares sensacionalistas (y escandalosos) y mi propia foto acompañando- por un turbio asunto –de acusaciones (infundadas y calumniosas) de acoso sexual (sic)- del que ya di cumplida cuenta a mis lectores de este blog y de Facebook ( y no sólo) Coincidente y también, con la crisis de Cataluña o mas exactamente con el refugio (escandaloso) que el delincuente Puigdemont esté encontrando por estas tierras, que le permite disfrutar de la valiosa plataforma belga y de su potentes altavoces por cima de los Pirineos, en la prosecución de su campaña sediciosa y separatista. Con gran éxito y resonancia hay que reconocer, hasta ahora. Como lo ilustra el último capitulo del vodevil montado aquí en torno a ese individuo, tras el golpe de teatro de la renuncia de la justicia española a la orden internacional de caza y captura que tenía dictada en contra suya. Me reafirmo y suscribo de pe a pa lo que escribí en ese articulo, por más que me doy cuenta -y soy capaz de calibrar- sólo ahora las honduras tan peligrosas e imprevisibles en las que escribiendo aquello me estaba yo fatalmente metiendo, sobre todo ahora (...) No importa, no creo haber faltado a los deberes de discreción y de lealtad más elementales para con el país que me rindió generosa acogida –hace ya más de veinte años- ni al respeto que me impone su constitución en relación con sus egregios gobernantes. No es menos obvio no obstante el que la crisis actualmente en curso entre los dos países y la que ella fatalmente crea entre España y Bélgica, el papel de la Corona (belga) sale (fatalmente) a relucir en primer plano. Porque la imagen que están vendiéndonos –a todo plan- los medios belgas (y de otros países) de un jefe de gobierno belga, Charles Michel, rehén de los nacionalistas flamencos (de la N-VA) por cuenta de la crisis en Cataluña, no es –pese a sus visos de verosimilitud- ni exacta ni ecuánime tampoco. En pura lógica constitucional (belga), el jefe del gobierno está cubierto (sic) –enteramente- por el monarca reinante en el ejercicio de sus prerrogativas y atribuciones, y a fortiori en todo lo referente a la política extranjera, y aparte de él no esta sometido a autoridad o influencia alguna. Justamente lo contrario de lo que (¡ay dolor!) estamos viendo. Un pacto (hispano/belga) pues, de caballeros: en el preciso momento que veamos un gesto -antes de que sea demasiado tarde y por nimio que él sea-, en desautorización (oficial, egregia) de ese escandaloso apoyo gubernamental belga al separatismo en Cataluña que compromete gravemente las buenas relaciones y la tradicional amistad entre los dos países, España y Bélgica, retiraré lo que –en tono crítico- hasta aquí tengo en este blog escrito y colgado sobre la dinastía y los monarcas de los belgas. Mientras tanto, me reafirmo y suscribo. Con todas las consecuencias. He dicho

lunes, diciembre 04, 2017

Ostende y Tù

Vuelta al hogar (un decir, no más)
Al cabo de la excursión imprevista¡
(cuánto se agradece en la noche!)
Y fuera de programas ¡qué aventura!

En esta “nocturnal ostendesa”
donde me trajo mi rara fortuna
¡Ostende y su rada grandiosa
donde da un parón el Tiempo
Y mi vida se paró un día!

Y donde vuelvo sin parar, ¡no sé por qué!
Y do enfermo siempre de melancolía.
Entre la Historia y mi rutina
(descifrarndo viejos enigmas)

De cuando Clío nos decía sí (…)
o cuando mi vida reía
pese a lágrimas y sobresaltos
que guardaron mi alma pura
Y joven ¡hace ya vida mia!

Por eso vengo yo siempre hasta aqui
Cuando nada (o nadie) me lo pedía
Buscando el que se pare esa rueda
Que da cuenta de mis días

¡Ostende entre luces y gaviotas
Igual hoy que ayer! (¡ay qué cerca todavía!)
¿Qué de extraño pues que vuelva yo hasta ti
cazador de estrellas (y musas)?

Con la secreta esperanza
(aunque a nadie se lo decía)
Que te aparezcas entre arcadas
¡Sola y más bella que nunca!

Que eso es lo que en el fondo busco
Lo que da sentido a mi vida
(se piense de mí lo que se quiera)
vela mis noches y alegra mis días

Que me esparzan en tus aguas
de tu rada tan grandiosa
Que me extasió cuando aquí llegue
¡tan joven y hace ya vida mía!

Y arde em mi esa llama
Y no el despero ¡burda mentira!
que no es más que una embustera
Como una fiebre de locura:

Como la montaña busca el mar
Y se echa o se acuesta junto a él
Junto a lagos y lagunas
Así te espero, “cabra/alpina”

¡Ostende y tú, joven versátil,
donde nos rutas se cruzan
Y donde espero ( y no cejo)
verte y abrazarte un día!




lunes, noviembre 27, 2017

Oda a un Beso



Te veo en medio de la noche al pasar
Cual fantasma, como si fueras otra
Efímera, pasajera, fugaz
Que es lo que yo me siento ahora
En este reino en que vivo, de las sombras

Al acercarse la Navidad
Como un faro (grande) de luz
que me anima, que me orienta
que me marca un jalón un hito
en mi ruta larga y desierta

Los hombres viven y mueren
-o caen como las hojas secas-
en este ingrato mes de noviembre
que se hunde diciembre adentro
¡más largo, más negro que otras épocas!

y tú ¡qué lejos que estás ahora!,
tu señas y guiños me llegan a cuentagotas
y cómo interpretarlos, cómo leerlos,
como si viviese en otra vida,
otra esfera, otro mundo, otro planeta

cuando tanta falta me hacía
tenerte o verte o sufrirte de cerca
y deber contentarme en cambio
con tu imagen en mi ojos, aún fresca,

bien honda en el baúl de los recuerdos
que llevo a rastras, a cuestas
por único equipaje, único bagaje
en mi travesía –¡larga ya!- por el desierto

¡que pueda cargar con él hasta el final
sin caídas ni desalientos!:
es lo único a lo que aún aspiro
lo único que me tiene en pie firme y atento

Porque sé que todo se hará ¡mi amor!
que llegará -¡al fin1- el momento
que me sentiré libre y con alas
presto a volar por el firmamento

a otros cielos, a otras tierras,
donde mi vida recobrará vida,
fuerza y resuello y nuevo aliento
y me acordaré el alma (ya) serena de todo/esto (…)

y cuando me sienta bien de nuevo
cuando mis fuerzas me asistan
por fuera como por dentro
me parecerá todo este mal/paso
una pesadilla cruel, ¡mal sueño!

Y entonces te volveré a encontrar
a la vuelta de la esquina
al acercarse el invierno
o el inicio de un nuevo curso
Como si nada ocurrió ¡sueño feo!

Y me hará olvidarme de todo.
Con tu mirada honda
y tu sonrisa picara
y un largo y caliente beso,
como aquel que te di (...)
(¡o es que no lo era "eso"?)

sábado, noviembre 25, 2017

SIGFREDO HILLERS "IN MEMORIAM"


Acaba de llegarme -por conducto de persona amiga- la noticia de su fallecimiento y con la emoción bien palpable en mi le quiero dedicar –de urgencia- estas líneas cronológicas. Cuando alguien de nuestro círculo de allegados o conocidos fallece, es como si se hundiese fatalmente en el pasado toda una época que vivimos juntos, escribió (o algo así) no hace mucho un célebre escritor en la prensa madrileña más políticamente correcta.. Y no cabe duda que Sigfredo Hillers además de ocupar un espacio político llenó toda una época que coincidió con la fase juvenil ardiente y adolescente de mi trayectoria, que a fe mía vivimos los dos intensamente juntos. Por eso me embarga de una tristeza y una nostalgia indefinidas e indescriptibles la noticia de su muerte. El tiempo todo lo disuelve –célebre aforismo umbraliano- , y la muerte más aún y si es –como parece ser el caso- fallecimiento por la edad, por causas perfectamente naturales, mucho más todavía. Y quien quiera entender entienda. Y quiero evocar sobre todo aquí la personalidad, la faceta humana del fallecido, al que ví y oí por primera vez –que me impresionó- aún en mis años de bachillerato en el salón de conferencias de los Escolapios de San Fernando, el colegio madrileño donde cursé la totalidad de mis estudios antes de entrar en la Universidad, y en aquellos años sesenta hoy ya (¡ay dolor!) tan lejanos, y tan cargados de promesas qué tanto (ay dolor!) nos frustraron y decepcionaron. Sigfredo era –además de una personalidad fuerte y magnética- un gran brillante orador, doy fe de ello, y por eso su palabra fundía como al sol cuando se proponía dejarla por escrito y por eso es una lástima, ¿qué digo? una gran tragedia, el que el monopolio injustificado del poder cultural de la izquierda desde la Transición le haya privado –hasta su muerte (precoz)- de unas tribunas audiovisuales que venían como anillo al dedo a su vocación, a su personalidad y a su trayectoria. Pero hubo algo que me imantó todavía mas que su personalidad -igual o más- y fue la magia de su nombre, y de su apellido, que le daban algo (más) en común con el que esto escribe. Un hispano/alemán, como el autor de estas líneas, eso es lo que era, lo que éramos, yo mismo y Sigfredo Hillers por ponerlo (bien) a las claras y dejándonos de eufemismos. Y eso fue si duda –y sobre todo: ese nombre wagneriano y ese apellido casi homónimo al del Innombrable (---)- lo que me movió en definitiva a colocarme –mucho tiempo- bajo su liderazgo. Sin trampa ni cartón estas líneas cronológicas. Una ascendencia alemana que nos daba a él como a mi tufo o un talante germano o germanizante inconfundible, lo que acabé asumiendo por completo y de lo que no estoy completamente cierto en cambio que él se diera plenamente cuenta.. No importa. No empaña en absoluto su figura en el recuerdo de los españoles que le trataron y le conocieron, aunque me pregunto si no fe precisamente eso lo que nos separó en resumidas cuentas. Una “voz de la sangre” de la que se hacían con mas o menos fuerza eco las honduras de una memoria común, española y alemana (y europea) Y una vez más, quien quiera entender entienda, Presente hoy como ayer –y más incluso hoy que ayer - Sigfredo, en mi espíritu y en mi mente. Sigfredo Hillers De Luque. In Memoriam

domingo, noviembre 19, 2017

Rendida de Amor


¡Rendirse? ¡no, nunca, eso no!
eso no es cosa de hombres
es destino en cambio de la Mujer
que la que no lo es, no sabe de eso

¿Blasfemia, desafío (magno)
provocación la de estos versos?
pura logica y fatalidad mas bien
¿Que cómo rendirse sin perder el seso

las que no salieron a amar sino a vencer,
o a jugar sin perder (dobleros)
e hicieron de horizonte de sus vidas
(¡gran calamidad¡) la guerra de los sexos? (…)

¡Locura desvarío aberración!
¡Qué tiempos madre tan feos!
¡peor que los tiempos del cólera1
Por eso nos hicimos mucho más serios

Y porque te vi así rendida
Como si nacieses de nuevo
A través de la red ¡que sí así fue!
Te amé mujer, sí ¡como un poseso!

¿O no eras tú? ¡dime que no
que me costó tanto el creerlo¡
-¡lo último que me esperaba¡-,
el reconocerte sin velos

sin disfraz y sin maneras
que te ponían a cubierto
o a salvo (o eso creíste)
de lances y de requiebros

y pensando (sólo) en mi
volviste a ser tú (o eso creo)
y todo volvió a su sitio,
las vistas, los pensamientos

y te dejaste de líos
de teorías (¡qué cuentos!)
y recobraste la cordura
que te habías dejado lejos

y te hiciste más linda, más tú
¿pensando en mí? (¡oh qué sueño!)
Y el resultado héle a la vista:
mas mujer, más bo-ni-í-ta ¡Te quiero!

domingo, noviembre 12, 2017

Reina de los Anillos

¡Compasión de mí mismo!
lo que me embarga el alma
cuando tomo (a la fuerza) la pluma
en este noviembre tan frío

Noviembre ¡qué mes tan feo!
¡Y yo que lo veía bonito!
Y lleno y preñado de promesas,
de sorpresas e imprevistos

Y era que te veía venir
Entre nubes, suelta y a tu estilo
tras la caída de las hojas
y el viento y el tiempo umbríos

Y ahora que sé que estás tan lejos
y me siento (medio) inútil y vacío
me pongo a cantarle a hojas muertas
¿Símbolo acaso del Destino?

Como si se hubiera abierto el cielo
conmigo de único testigo:
¡todo tan frágil, y tan débil
tan pasajero y tan efímero!

¡Peor que la Nada lironda!
Y tu recuerdo (y tu artificio)
es lo único que me salvó,
¡Lo supe, lo presentí de niño!

Poesía de tu presencia
de tus ausencias y sigilos
de tu secreto y tu misterio
de tu sombra y de tu embrujo

¡Poesía eso es lo que tú eres!
Mujer bella ¡dios qué hechizo!
que si no me pongo a cantarte
Poco poco me hundo (o agonizo)

Te canto a ti mujer linda
Reina de los anillos
y de este otoño ¡tan incierto!
capaz de sellarme el futuro

de salvarme del desastre
del fracaso y el infortunio
y todo lo que más me agobia
(¡un puro malentendido¡)

Que tú sabrás limpiar de un soplo (de un beso)
Con discreción y sigilo
Como si nada ¡todo un mal sueño!
Y renaceré a solas ¡contigo!

sábado, noviembre 11, 2017

BÉLGICA: EN DEFENSA PROPIA

La Grand-Place de Bruselas, en el corazón de Bélgica, de Europa y de los españoles con memoria (histórica) “Bodas de oro de las corporaciones y el Imperio” escribió –en la vuelta del Duque de Alba- el gran Eugenio Montes (fuera de toda sospecha) (…)
Ni tanto ni tan poco. Y me refiero a Bélgica, a los belgas y a la opinión pública española adoctrinada por los medios que parecen haber sido (uno y otros) blanco en los últimos días de un brusco despertar en el tema. Durante años –mis lectores en este blog y otro sitios son testigos fehacientes- - clamé en el desierto sobre las complicidades que denuncié en la clase política (y periodística) belga, y en particular en la llamada extrema derecha estrechamente ligado (de antiguo a los llamados (en España) sectores patriotas, que se han puesto hora como desatados –o como si les hubieran dado cuerda- a atacar sin matices y sin distinciones –y a base de infundios históricos y de leyendas/negras- al país entero y (todos) sus habitantes. Acogen y prometen a Puigdemont asilo político en el gobierno belga por presiones (no se olvide) de su principal socio gubernamental, la N-VA, que son al nacionalismo flamenco lo que el PNV al nacionalismo vasco o lo que el PDCAT –la antigua CdU- a los nacionalistas catalanes. Con una salvedad mayor y son los vasos comunicantes -en España propiamente impensables- que mantienen (de antiguo) los de la N-VA con el sector del nacionalismo flamenco representado por el Vlaams Blok –últimamente rebautizado Vlaams Belang- posicionado más bien en la extrema derecha del espectro político e ideológico a escala europea como belga, tal y como lo ilustra su longeva (e indestructible) alianza –en plan de súbditos o subalternos por cierto- con el Frente Nacional francés al que muchos de ellos –sin poner peros no obstante a au ayuda, quiero decir a sus dineros- motejan y descalifican de “nacionalistas de Estado” oponiéndolo a los nacionalismos populares, del género del nacionalismo “volk”- que se traduce por pueblo en alemán como en flamenco. ¿Fue acaso lo que me separó de ellos, y lo que da cuenta a la vez del boicot tenaz (y solapado) en esos sectores del que me sentí invariablemente objeto desde que llegué a Bélgica? Eso influye en mi opinión desde luego, por más que no sea más que un secuela como otra cualquiera de la excomunión (latae sententiae, arts: 1370-1371 Cc) por parte de las instancias eclesiásticas de resultas de mi gesto de Fátima -como aquí ya lo dejé sentado- y de la tutela eclesiástica en la que todos los de ese cuadrante político e ideológico -sin excepción- se ven inmersos, , por mucho que a algunos de ellos se les llene la boca con la retórica anticlerical y por más que vayan de paganos (sic) por la vida –como si aún les estuviera oyendo-, mayormente para andar por casa, léase en la política belga, pero a la hora de la verdad, se posicionan fatalmente del lado de la obediencia (canónica) porque “fuera hace frío” (¡ y cómo!), recogiendo así la expresión de un periodista flamenco (hoy ya fallecido) -"want buiten is het koud"- que criticaba con tino y agudeza (flamencas) esa duplicidad –típicamente clerical- de algunos católicos belgas en política, y que a todas luces había experimentado él ese frío en propias carnes (como el autor de estas líneas) ¿Donde estaban todo esos patriotas/españoles que se desgañitan ahora atacando sin más distingos a Bélgica y a los belgas -y sembrando así vientos aciagos (y de consecuencias imprevisibles)- hace once años (febrero del 96) cuando estalló otra crisis entre los dos países por el rechazo al pedido de extradición de un pareja de etarras aquí refugiados por parte de la justicia española? ¿Donde estaban ellos y sus gestos de apoyo por mínimos que fueran -¡ni un guiño tan siquiera!- cuando me detuvieron en Bélgica y llené las portadas y primeras páginas de los principales medios españoles (y extranjeros), con mi foto y con algunos de los gritos que lancé entonces? “¡Bélgica refugio de etrras!” el principal y más audible de todos? Nada, como si no fuera con ellos. Ni el menor eco. Callados como ….Como si no fuera su compatriota. ¿Quién hablaba además entonces (febrero de 1996) en España de eso –del santuario/belga- , que hoy dan -a toro pasado- todos esos profetas de calamidades por obvio y archisabido? Nadie, doy fe de ello. Me quedé sólo (de nuevo) Lo que hoy me da más fuerza moral si cabe a la hora de terciar en este (tan complejo y delicado) tema, y de denunciar la duplicidad hipócrita escondida o diimulada en algunos análisis y ataques aparecidos en los medios patriotas/españoles estos último días, que suenan a provocación irresponsable y desleal-e interesada (y traidora)- más que a otra cosa (porque sepan que me di por aludido: tan ingenuo -y tan friki -“juntaletras”- no lo soy ¡que no se crean!)
Villanos y criminales? Ahí va mi respuestas, en castellano. En desagravio y en defensa propia

martes, noviembre 07, 2017

ODIO A ESPAÑA EN VENTA LIBRE EN BÉLGICA. LLAMAMIENTO A FABIOLA

Nos duele España. Algo que nos negamos siempre a nosotros mismos, por el desprestigio de la fórmula convertida en lugar común por excelencia del patriotismo mas lacrimógeno y sensiblero Y ahora la asumimos al cien por cien ¿y cómo no? ¿Qué sería si no, sino negarme a mi mismo? De como me duelen -a rabiar ¡Dios!- los ataques a España difundidos y aventados ´(con el mayor realce) por las ondas aquí en Bélgica, el desprecio denigrante, el odio (xenófobo, antiespañol) que respiraban las palabras del fantoche “president” ¡que a fe mía que cada vez que decía (en francés, entre extraños en suma) “ese país” -en su arenga ante “sus” alcaldes- era como si me dejara marcados los dedos en la cara! ‘¡P….traidor! ¿Guerra mediática entre Bélgica y España a todo arder las horas que corren? ¿Para qué seguir negando la evidencia? No hay mal que por bien no venga, dijo o dicen que dijo el Caudillo (cuando la muerte de Carrero Blanco) Y la crisis política y diplomática entre los dos países siempre in crescendo desde hace días y hoy ya al borde del estallido en los medios (y no sólo)- es (y no me tomen por cínico) una buena noticia. El problema entre España y Bélgica o mejor dicho el problema español de algunos –¿muchos, pocos?- belgas, por fin a la luz del día por vez primera desde hace años (siglos) ¡La noticia más terrible y más extraordinaria –que hubiera dicho Nietzsche- de nuestra época! Lo que muchos aquí se empeñaban fanáticamente en negar como si denunciándolo -y clamando así en el desierto- estuviésemos dando en la llaga, a saber, lo que les duele en lo mas hondo y en lo más vivo a muchos belgas, (y por eso tan cerrada y obstinadamente lo niegan, como si fuera para ellos una grave afrenta (...) ¿Complejo de culpa colectivo y no menos histórico? No creo en las meigas pero hay las (...) De las raíces históricas hondas y antiguas de ese problema hispano/belga o belgo/español ya me explayé largo y tendido en este blog y en algunos de mis libros en especial en “Cataluña en guerra” (el pasado año) Y no hablo de oídas, aquí todos lo saben (o lo imaginan) ¿Qué va a suceder en el breve espacio de días y de semanas que se avecinan? Está claro que asistimos a partir de hoy a una escalada de la crisis de consecuencia imprevisibles. Antes –¿reacción pusilánime, cobarde (en defensa -¡iluso!- de derechos/adquiridos)? optábamos - confiteor- por la concordia a todo precio, pero las cosas se han salido de madre a tal punto que es de desear que la crisis estalle cuanto antes. Antes de que sea demasiado tarde. Para España, y para Bélgica, a la que algunos se empeñan en empujar por los mismos derroteros (o despeñaderos) que Cataluña, echando así a perder una unidad por la que dieron su sangre -no se olvide- tantos españoles hace siglos. O si no, que desautorice quien pueda y tenga autoridad institucional y fuerza moral para hacerlo, ese odio antiespañol, en venta libre en Bélgica desde hace unos días por cuenta de la independencia de Cataluña. ¿Y quién más autorizada para hacerlo que la reina española de los belgas? ¡Hazte oir, Fabiola, reduce al silencio a los mercaderes del odio antiespañol y creeremos en ti, y en Bélgica! (aunque algunos belgas no se lo merezcan)

domingo, noviembre 05, 2017

A Mis Queridas Ilusas


Siempre en pie por ti dulce amor
Tirando del carro aunque me hunda
¡Por ti , dulce niña,
mi destino, mi divisa!

Exhausto (y el nervio a flor de piel)
tras mi jornada cansina
Cuando vengo a repostar
en mi posada (como) alpina

Que me sube la moral
y me “pone las pilas”
a comerme el mundo
Y tu corazón ¡dulce piña!

Soy el mismo, no cambié ¡oh no!
Y no me renegué ¡eso nunca!
Más macho –más viril-
¿O que os creíais ilusas?

Se es lo que se es
a las duras y maduras
en tormentas y bonanzas
(En Bélgica o Extremadura)

Aunque esté en duda a veces
y me hundan las calumnias,
yo siempre salgo a flote
(tu imagen fija en mi retina)

Como un loco o un visionario
De una luz que rasga las brumas
de la vida, de la historia
de mi alma ¡siempre pura!

¡Tanto golpe, de los hombres
y los dioses! ¡qué amargura!
¡Tanta miseria y bajeza
humanas y divinas!

Lote de almas ardientes,
condenado a vivir a oscuras,
y buscando y buscando encontré
refugio en mi poesía

Poesía desnuda y salvaje
de mi lengua, de mis fibras
que brillaba por su ausencia
¡No muerta sino dormida!

jueves, noviembre 02, 2017

UCRANIA LA HOJA DE RUTA EN CATALUÑA

Según fuentes bien informadas –cerca de los servicios de inteligencia y en la Red- sobre Puigdemonr, no habrá sido más que un lanzar cortinas de humo su comparecencia en Bruselas -cerca del palacio Berlayamont, en el barrio de las instituciones europeas, ¬de donde le ví desalojar a hurtadillas y a toda prisa, como lo que ya es, un simple fugitivo. Así, no habrá venido aquí –conforme a esas fuentes- más que con un objetivo bien preciso “in mente”, conseguir financiación, para el escenario insurgente que tienen en mente montado él y los suyos, el "Maidán catalán" como le llama ya la prensa extranjera –en plena arrancada mientras escribo estas línea por las calles de Barcelona-. y cerca precisamente del (principal) aprendiz de brujo del Maidán de Kiev- (ver foto), y de las revoluciones “de colores”, el banquero Georges Soros (y parentela) Algo que vaticiné en algunos de mis libros (“Guerra del 36 e indignación callejera”, “Cataluña en guerra” (y no sólo) A asociar “de oficio” a la actitud equivoca de la diplomacia israelí de cara a la crisis catalana, No creo en la meigas pero hay las: ¡Españoles abrid los ojos, bien alerta, al nuevo disco rojo en Cataluña! Lo ven hasta los niños: Ucrania, la hoja de ruta de Puigdemont y de sus mentores extranjeros en Cataluña

miércoles, noviembre 01, 2017

Flechas Envenenadas

Poesía sobre la marcha,
suelta e improvisada
como me sube la mente
como "me vienen dadas"

Poesía para vivir (y sobrevivir
en el centro de la pantalla)
que me hace renacer
y despierta en mí una alborada



------------------------------
Un dulce amanecer verde
de niño, en technicolor
de prados bien risueños
y vacas coloradas

Y no esos amaneceres desiertos
que me amanecieron tanto
en las mañanas de mi vida
(¡qué largo viaje a la Nada!)

Por eso, huyendo y huyendo
de esos amaneceres (¡ni un alma!)
viajé hasta lo hondo de la noche
¡harto ya de noches blancas!

¿Hasta cuando, Juan, hasta cuando?
¡Detenla ya por favor
la interminable jornada
de aventura (y de drama)!


-----------------------------
¿Por qué esa poesía patética
tan grave y apesadumbrada
desde que empecé a acostar en papel
lo que me sale del alma?

Y fue que te vi aquella noche
que marcó un antes y un después
en mi larga travesía,
en mi rumbo (en desnortada)

Y en plena anochecida
me encontré de pronto a salvo
como en un claro del bosque,
de luces y luminarias

Y era tuya mi poesía
su temperatura y esperanzas
¿o es -¡no! ¡no puede ser! (aunque lo espero)-
que estos versos en ti acierten?


(cual flechas envenenadas)

martes, octubre 31, 2017

ABOGADO BELGA DE PUIGDEMONT (DE PERFIL Y DE CARA)

Paul Bekaert –pronunciado sin la e (con a)- un rostro y un nombre, y un fantasma de rostro y de nombre, revoloteando en torno mío los años que vengo residiendo en Bélgica. Abogado de etarras (convictos o presuntos) sin complejos vine a dar por vez primera con él con ocasión del ruidoso caso de las extradiciones fallidas –por culpa suya (y no sólo) que llevo a España y Bélgica al borde de la ruptura diplomática (enero del 97), como ahora. Lo que estaba en primerísima fila de telón de fondo en el el acto de protesta que protagonicé en en mayo del 2000 delante del Palacio Real de Bruselas (y de todo lo que se seguiría) Un germano o ario/germano puro -y rubio/azul, de suponer, pese a la calvicie-, lo que resalta así a primera vista de su fisonomía y de su foto -y pose(tan estudiada) Una afinidad racial -con no poca carga anti- de racismo antiespañol- lo que explica su vascofilia (separatista) como la de ls nacionalistas flamencos que les viene de lejos, de las guerras de religión -én otros términos guerras de Flandes- entre católicos (antepasados de los belgas) y los holandeses protestantes , donde el tema racial era una de las municiones principales y favoritas en el arsenal holandés de guerra de propaganda de entonces, cuna y matriz de la leyenda/negra, cuya fuente primera lo es la Apología de Guillermo de Orange (vulgar panfleto) Aunque no lo reconozcan. Una hispanofobia visceral –léase étnica, racial- que les permite hoy (discreta, disimuladamente) sacudirse el sambenito de vencidos –léase de fachas o nazi fascistas apestados- en el mundo y en la Europa de después de 1945, hasta el punto de llegar a figurar ´-de árbitros supremos, y de donantes de lecciones- en el gobieno (democrático) de un país europeo. España, hoy como ayer, de chivo expiatorio por estas tierras de los antiguos países bajos. Un atípico pero no tanto –que no se le vea el plumero quiero decir- el abogado belga de Puigdemont que va de demócrata –y de antifacista ("résistant") , y antifranquista- de/toda/la/vida, aun siendo de Brujas donde eso no se dio (por más que digan y sé de lo que hablo) A ver si esta vez muerde por fin el polvo del fracaso y de la derrota ante españoles, lo que no fue posible hace veinte años. Así sea. ¡Será! (como decían en el Frente de Juventudes)
--------------------------------------------------------
Moreno (Ramajo) y Raquel (García) La pareja de presuntos etarras –reclamados por la justicia española y hoy gozando los dos de la nacionalidad belga- que a mandíbula batiente se rieron aquí en Bélgica (enero 1997) –con complicidades en lo alto, y con la ayuda del nuevo abogado belga de Puigdemont- de la justicia española y de todos los españoles en resumidas cuentas. Los belgas tienen zanjado y archivado el caso, pero otros no tenemos la memoria tan corta. Fue un error (mayúsculo) del PSOE ´-caucionado por José Luis Zapatero y (nota bene) por José María Aznar, tras los atentados del 11 de marzo- que seguimos pagando hoy los españoles, en especial los que residimos en Bélgica (y sé de lo que hablo) Y que nos va a pasar nueva factura en el tema de Cataluña. Que nos está pasando, que me diga

domingo, octubre 29, 2017

CATALUÑA, THEO FRANCKEN Y EL COMPLEJO ANTI-ESPAÑOL DE LOS FLAMENCOS

Caricaturas con intención denigratoria aparecidas recientemente en la prensa belga. A la
izquierda, Bart De Wever, diputado, alcalde de Amberes, líder del principal partido
nacionalista flamenco, la NV-A (en el gobierno belga actual) y conspicuo partidario y
amigo (de antiguo) de separatistas vascos y catalanes. A la derecha, el (super) ministro
de Inmigración, Theo Francken del mismo partido (alter ego del actual ministro del
Interior, Jambon) que quiere dar a Puigdemont asilo político en Bélgica (… )
Nacionalismo flamenco, o el separatismo antiespañol de coartada de sus propios fracasos
y derrotas: no perdonan a España el (según ellos) haberlos dejado –siempre- en la
estacada: hace cuatro siglos como al final de la Segunda Guerra Mundial en el 45. Y la
actual crisis en Cataluña les ofrece un inesperada ocasión de revancha (antiespañola) Lo
reconozcan o no sus aliados y compañeros de viaje españoles (los llamados patriotas)
------------------------------------------------------------------------------------
He estado largo tiempo callado o impuntual o ausente en mi cita diario en este blog
en su versión española- por razones ajenas a mi voluntad-, pero el acelerón que ha
sufrido últimamente la crisis en Cataluña hace que mi silencio resulta atronador
a algunos y literalmente insoportable e inadmisible . Y me habrá tirado al final de
la lengua –o de la tecla- el brusco empeoramiento de la crisis en las relaciones entre España y Bélgica con motivo del tema catalán como lo fue hace exactamente diez años
en el tema vasco, que algunos tenemos (también) memoria, consignada por
escrito además n los antecesores de este blog y en alguno de mi libros. Y la crisis
entre los dos países habrá alcanzado hoy un punto álgido con las declaraciones
del consejero de Estado (especie de superministro aquí) a la Inmigración, Theo
Francken, nacionalista flamenco (N-VA) y gran estrella de la política belga, y la tormenta y la protesta enérgica y conjunta del ejecutivo que habrá de modo fulminantemente provocado.

Bélgica es país hispano por antonomasia –por no decir el único- por cima de los
Pirineos este dato rodeado sistemáticamente de espesos tabúes entre españoles y
belgas da la clave de esa anomalía/belga tan estridente y ruidosa en la política
internacional española y en los contenciosos catalán y vasco de nuestra política exterior
y nuestra diplomacia, como en la dificultad de la que dan variablemente muestras
al abordar el fenómeno los articulistas y comentaristas españoles.
Un problema estrictamente de memoria histórica. Y por eso no es de extrañar que la
actualidad catalana más candente de o último días encuentre grande eco sobre todo entr flamencos, un pueblo que
arrastra un pasado y un problema de memoria que no se lo salta un cualquiera. (Y me
conozco el percal, que conste) Y es un problema que se
da `por partida doble entre flamencos nacionalistas (de la corriente que sean) de la
memoria de la guerra de Flandes –y por extensión la de lo Treinta Años que fue su
prolongación y desenlace, y memoria casi igual de fresca y palpitante
-pese a lo antiguo de la anterior- de la Segunda Guerra Mundial en la que el
nacionalismo flamenco -no así el franquismo (oficialmente al menos)- figuró en el
bando de los vencidos o perdedores.

Y ese resentimiento antiespañol de vencidos -en el juicio de Nuremberg, como en la
paz de Westfalia- es lo que resalta a primera vista de un
ojo avizor- en ese enzarzamiento anti-español del que se ve periódicamente presa
fatalmente la diplomacia belga en relación con España, Con España y con motivo de
algunos de sus mas sensibles
–y en carne viva- asunto internos, como el País Vasco o Cataluña. Aunque tanto la clase
política a como los medios le
quiten hierro y se empeñen sistemáticamente en negarlo ante su propia opinión pública
belga ¿Por pro/hispana o proclive a abrazar la posición española? (…) Un resentimiento
histórico tenaz ý arraigado en parte de la p oblación- de innegable signo antiespañol,
como sea, que no perdona a los españoles ni la derrota relativa
frente los protestantes holandeses ni la derrota total en el 45. Una España
mal/afamada –y calumniada- y convertida en chivo
expiatorio de predilección de todos los males de los belgas y a la que (en resumidas
cuentas) no perdonan ni entonces ni ahora el haberles dejado la estacada. Por nuestra
beligerancia anti-protestante entonces, y por le neutralidad oficial (u oficiosa) más tarde,
en la última gran guerra europea y en la confrontación histórica entre nazi fascismos y
democracias.

Con eso se explica todo lo que está sucediendo entre ´los dos países, y sin eso no se
explica nada de nada, y sé a fe mía de lo que hablo.
Don Mariano Rajoy y sus ministros –y ministras-
tomen nota, por favor. Antes de que sea demasiado tarde.

domingo, octubre 22, 2017

Desolación

Paz a costa de la guerra
luz detrás de las tinieblas
calma después de la tormenta,
esa es mi vida, mi divisa, princesa

Porque el vendaval (furioso)
en que mi vida se vio envuelta
amainará un día, lo sé
y se hará todo dulce y “cool”
como un helado de menta

y las luces brillarán de lejos
en mis noches de verbena,
esas luces de tus ojos
cual faros en la mar gruesa

que me orientan infalible
y me guían tan de cerca
de una atención tan materna
y de una visión tan certera

Y mientras los vivos
-en la leyenda
(y en la guerra/cristera)-
estaban muertos (¡qué horror!)
-¡oh aquel “boom• de los sesenta! (…)-

mis/muertos volverán al fin
en el eterno/retorno
de todo lo que pervive
(en ida y vuelta)

(Esa es mi fe, mi luz nueva
¡Qué nueva y a la vez qué vieja!

La que me traje yo, mi amigo,
a escondidas como a cuestas
como un pilar, como un poste
(o estuche de piedras preciosas)

Que me salvó del naufragio
de perderme –para siempre-
en un viejo “páramo en llamas”
o en el reyno de las Piedras Negras

Por eso te quiero ¡te adoro!
Porque ere más que tú, reina,
como una pitonisa
o una sibila antigua

¡O un hada o una diosa
o una orquídea !rara belleza!

( “De profundis”, un poeta de la desolación
Te envía esta ofrenda sincera)


Te vuelvo a encontrar
viejo rincón del recuerdo,
de las veladas/benditas
de antes del (gran) siniestro

donde fragüé mi poesía
poesía de amor…y del sexo
que tanto contento me trajo
y también tanto desvelo

y tanta reacción ingrata
tanta sucia injuria ¡qué tormento!
Tanto chisme en la oreja
de jóvenes y de viejos

Todo de lejos, más claro,
reanudando aún mis versos
-¡con mas ganas ¡dios! que nunca¡
(como un devoto, como un poseso

de la fe más antigua,
que “al principio era el Sexo”
que cantó el poeta “maldito”,
"yankee" hispano y europeo

de una memoria de vencidos
que hicieron pasar por loco
sin comerle al tiempo el coco”)
(o le sorbieran el seso)

rincón sagrado (alto/lugar)
donde reencuentro a mis versos
y a los míos, últimos/fieles,
los amigos verdaderos

que no dieron oídos
-¿como sospechaste? ¿de ellos?
(y también, más aún, de ellas)-
a bulos, rumores y desprecios

que al final (casi) me hunden
-no conocían al Abuelo
¡manga absurda de pardillos¡-
¡Y héme con más brío de nuevo!


miércoles, octubre 18, 2017

Mi Último Tranvía

la vida sigue igual que siempre
con su ritmo y armonía
y al aire revigorizante
de una música conocida

que me embarga el alma
de placidez y ternura
para con la infancia tierna
y con las cosas sencillas

que fieles nos acompañan
que están ahí y que duran
al igual que el río Duero
-arteria y alma/mater de Castilla

-(cantó así el poeta "maldito")-
a su paso por Tordesillas (...)

Sí ¿no lo ves, Juan?
¡no seas gafe, pesimista!
que la vida surte en torno a ti
más fuerte y viva que nunca

Todo lo que me viene a la mente
con el lago -y el bosque- a la vista
y sus plácidas aguas
¡qué brillantes, qué tranquilas!

mientras las aves sueltas
vuelan raudo y nos arrullan
y los niños -y perros y gatos-
juegan en la hierba humeda

en la tarde de Otoño -boreal-
cual grandiosa sinfonía:
que el Tiempo y el mundo se acuestan
cuando renazco a la vida

pleno de ganas de vivir
y ebrio de ansias de poesía,
el corazon rebosante
y el alma de amor henchida

esperándote siempre a ti
¡no te hagas la distraída,
la inocente, anda, venga,
niña cuca (y bruja)!

que fue todo por ti
(el hoyo en el que me vi
y el fregado en el que me metí)
obra y gracia -y culpa- tuya

y pese a todo te esperé
en la estación semi vacía
a solas conmigo mismo
como mi último tranvía

como si fuera una estampa
del gran pintor surrealista
que solamente pintaba
la que amaba y más sentía

¡Y en mis versos vives tú
la gran musa de mis musas!

(Sólo me hicieron suspirar
las que a ti se parecían) (...)

viernes, octubre 13, 2017

La Noche

Reanudo (con gusto) -tras una larga y penosa e involuntaria ausencia- la frecuencia semanal de estas veladas poéticas

La Noche

¡Poesía eterna que nos salva
que nos hace ir siempre arriba
y encontrarnos a nosotros mismos
en lo hondo de la sima!

Por eso te quiero tanto
por eso no renegué de tí
por eso no pude decidirme
a darte la espalda ¡Nunca!

Ni en la hora -negra y huera-
del desaliento y la desidia
más allá, mucho más lejos
de la sombra de la culpa

Poesía de Amor (y de Eros)
poesía de lejos (de lejanias)
del principio de mi aventura (hasta el fin)
poesía de cumbres...y de honduras

Por eso te ofrezco estos versos,
poema de alma dolorida
más ardiente y más ferviente
y más poeta que nunca

Porque no me olvidé de tí
semi perdido en la bruma
porque tu recuerdo me guió
hacia el norte, como una brújula

y me ayudó a dormir
y a almacenar la cordura
en las horas más hueras
como en las pruebas más duras

Por eso te canto estrella
rutilante y bella ¡Oh Musa
de mis sueños y mis fiebres,
de un desvarío ¡locura!

Y al final de la tempestad,
hela ahí de nuevo ¡mi Poesía!
como nueva, como si nada -¡ay horror!-
hubiera pasado ¡renacida!

Más fuerte -con sus promesas
con sus sueños de rsperanza y vida-
más que todos los espectros:
Consolación (Filosofía)

Como si la Vida en el fondo
fuera eso ¡fueras tú!
más real, más concreta
y vital que aquella misma

Ccnsolacion de un pagano
gran/consuelo -Consolatio-
de un poeta de la Noche
esta balada nocturna

(Flor de Melancolía)

lunes, octubre 02, 2017

QUE NOS DEJEN EN PAZ!


En pleno periodo de convalecencia (no terminado aún^) me apresuro a romper el (largo) mutismo de este blog -lo que hice ya en su versión francesq- para terciar urgente sobre el tema Cataluña. Brevemente y punto por punto


((Esta foto (Edición de Le Figaro de ayer lunes) me habrá puesto mal cuerpo por todo el día, lo confieso. Por culpa de los presagios funestos de los que ve surcada, de los vientos de guerra (de la guerra civil interminable) que tan insidiosamente aventa y sopla y de los (negros) fantsmas del baúl de los recuerdos que solivianta. De mis años en la Universitaria madrileña y del espectãculo (contristador) de una juventud manipulada (en masa) que presencié en primer fila. ¿Juventud prenda de futuro? Por eso, por culpa de ellos -y no otros-, le di yo la espalda a España, a su futuro -como me lo reprochó la prensa española entonces, con ocasión de mi primera/misa (tradicionalista) en el hotel Meliá Castilla (29 de junio 1978) con nota de condena en la prensa del cardenal Tarancon (no se olvide)- y también -vía mi larga exptriaión- a su presente, de lo que ni me retracto ni me arrepiento. De todas formas, la juventud española (y europea) -y es de desear, también la catalana, en su mayoría- no es omo esos odiosos (y odiosas, del odio que heredaron, irerconciliable y guerracivilista) Y sé de lo que hablo. ¿Rechunga anti-española "made in Catalonie" como la de "entonces", en la foto? Recuerden el 36 (y el 35) catalanes, jóvenes y menos jóvenes: quien ríe el último ríe dos veces)

Primo. Mi slidaridad sin falla con la actuación de las fuerzas de orden -en particular la Guardia Civil- con ocasión del referéndum ilegal y secesionista.

Secundo. Mi repulsa más completa de la compaña innoble en la prensa extranjera -de la que se lleva la palma la prensa belga- victimizando a los separatistas, en un clara operazciónn de terrorismo y de guerra psicologica, como lo acaba reconciendo la prensa extranjera

Tertio. Mi sincero agradecimiento a Mariano Rajoy por habese decidido -fuera complejos- a desafiar la presión internacional (sobre todo de los medios) Algo es algo, y como dice el refran, nunca es tarde si la dicha es buena

Quarto. Mi radical disconfomidad con la histeria anti-gubernamental de un sector de los medios españoles( Losantos, Pedro Jota...) partiditas (y sectarios) antes que patriotas

Que se vayan, como postulan algunos. Pero que se vayan en paz (discretamente y con sigilo de preferencia), sin desestabilizar el gobierno español y -por via de consecuencia, sin sembrar vientos de la guerra civil interminable (española y europea) Por todo eso y mucho más, mi apoyo a Rajoy y mi aplauso por su actitud ayer domingo y sus declaraciones valientes.

¡Que se vayan! ¡Que nos dejen en paz en resumidas cuentas! ¡En pie los españoles de Cataluña!

martes, julio 25, 2017

FRANCO Y LA IDENTIDAD CATALANA

Cataluña no fue casus belli de la guerra civil. Digamos que fue a lo sumo pretexto (fundado y cargado de razones) de los militares que protagonizaron el Alzamiento en la Ciudad Condal. El detonante primero y principal lo fueron no obstante el caos y la anarquía que el triunfo del Frente popular trajo consigo y la amenaza de sovietización rampante que vendría a concretarse en los primeros meses de guerra al amparo de la explosión de odio y de lucha de clases que el fracaso del Alzamiento trajo consigo en zona roja. Esa es la verdad histórica. En los meses que precedieron al fracaso del Alzamiento en la Ciudad Condal y por vía de consecuencia en todo el Levante español (hasta el estrecho de Gibraltar) no se produjeron cambio significativos en materia de cesión de soberanía por parte de la autoridad del estado en favor de la región catalana.

La presión izquierdista por el chantaje y la violencia de los sindicatos obreros y los partidos de izquierda en los meses que inmediatamente precedieron al estallido de la guerra civil no hizo en cambio mas que incrementarse en toda España. Y si es cierto que el separatismo catalán tuvo cierto protagonismo yendo a jugar un papel influyente en el fracaso del Alzamiento en Barcelona -encarnado en las figuras de Escofet, antiguo oficial del ejército y posteriormente responsable máximo de los Mossos de Esquadra, y del presidente de la Generalitat Lluys Companys-, no es menos cierto que el aplastamiento de la sublevación militar en la capital catalana fue obra principalmente de las milicias obreras -y en particular de los anarquistas de la CNT y de la FAI- con la aportación decisiva de la Guardia Civil de Cataluña y de sus dos jefes principales, el general Aranguren y el coronel Escobar (que tenía una hija monja) ninguno de los dos (de ascendenci)a catalanes.

lunes, julio 24, 2017

VISTAZO EN FRANCÉS

Aquí os dejo el enlace de mi último vídeo en francés relacionado con el procedimiento que puse en marcha ante el Consejo de Estado belga por la orden de expulsión de la que me vi objeto de la Bibliothèque Royale de Bruselas

ATTENDANT CONVOCATION CONSEIL D'ÉTAT

domingo, julio 23, 2017

Nostalgias Suizas

Nostalgias suizas las mías
de mi juventud primera
en este verano “aplazado”
de una vida aventurera

que me asaltan sin aviso
ante la grande descubierta
que conmovió a todo un país
y a los que le siguen de cerca

¡La Montaña y sus secretos!
que en Suiza no es como otras
sino que sabe callarlos
sin soltarlos por la boca

de esos glaciares profundos
que la surcan y la acosan
y guarda un silencio terrible
hasta que llega la hora

de desvelar el enigma
que enloquecía la Memoria
de unas desapariciones
de las que no dieron cuenta

Agosto del Cuarenta y Dos
cuando Europa ardía en guerra,
cuando en Suiza paró el Tiempo
cual constante de su historia

y el reloj sólo ahora arranca
tras haberse dado a él cuerda
con la fuerza del impacto,
el de la noticia bomba

del retorno de unos cuerpos
y de toda la época aquella
que se quedó abrazada a ellos
como si fuera una momia

que parece que regresa
aunque no de igual manera
bajando de las montañas
cual deshielo de la Historia

en la hora del reencuentro
del futuro que se acerca
en el Año Cero mi amor
de la Vieja y Nueva Europa

con la fuerza del vacío
de toda la historia helvética:
entre el vacío y las cumbres
¡dios, qué luchas de epopeya!

Era lo que me inspiraba
en la tarde veraniega
ese atracón de lectura,
de Historia de las Ideas

Tú y tus ideas ¡oh Juan!
(me sopla un duende de cerca)
¡Que guardaron mi alma joven
de antídoto a la Tristeza!

Que así fue que aprendí amar
a la Mujer con mayúsculas
y a ti mi amor sobre todo
¡más mujer que todas ellas!


En el fragor de la noche
me sustraigo como puedo
en mente y en cuerpo y alma
mientras escribo estos versos

que escapan raudos, veloces
como corzos, como ciervos,
al alboroto estruendoso
de la “anti-música” (tecno)

¿Hija de otra época acaso
esta poesía “en los huesos”
tan desnuda de prejuicios,
convenciones y complejos?

Poesía no es artesanía
ni tan sólo un simple invento
aunque sea temperatura
de la emoción y el deseo

Poesía es el trance mágico,
la alquimia de pensamientos
de ideas al claroscuro
en espíritus sinceros

¡Ars magna de la confesión
la gran poesía sin precio!
Que hace vibrar al mundo
y le despereza del sueño

y le embriaga y enciende
y hace soñar al tiempo
y nos transporta a otro mundo
aunque sólo sea un momento

como me trasporta a mí
que por ti bebo los vientos
siguiéndote por los aires
-o por la red- y no miento

y aunque estés en la otra punta
del planeta (¿o no es cierto?)
te quiero y te sueño “global”
y a la vez en carne y huesos

de ese amor/global, mi amor,
el que por ti yo siento
que me lleva a expatriarme
yo solo en el firmamento

EJÉRCITO ACOSADO EX-COMANDANTA ACOSADORA (Cuaderno de a bordo n° 39)


viernes, julio 21, 2017

EX-COMANDANTE ZAIDA DE ACOSADA A ACOSADORA

La ex-comandante Zaida Cantera fue victima de acoso sexual según consta en decisión (firme) de un tribunal militar. Con el paso del tiempo no obstante y después de denunciar nuevos acosos sin pruebas, y haber acabado arrojando la toalla, léase pidiendo la baja de la institución, parece haber acabado convirtiéndose en acosadora ella misma. De sus antiguos compañeros, del conjunto del partido en el poder, y de la mitad (más uno) de la sociedad española. “Que dejen de hacer el sinvergüenza, de robar y de levantar el brazo Cara al Sol”, son las lindezas que les mandó al PP en el congreso hace una semanas. No parece que ella les invite mucho a curarse de (presuntas) nostalgias con gestos y ademanes como los de la foto. ¿Refugio de hijos (o nietos) de rojos el ejército español desde hace unas décadas, como lo fue el Frente de Juventudes en la inmediata posguerra? Eso podría explicar en parte al menos el caso atípico e insólito de esta mujer, que de toda evidencia no se encontraba a gusto en el seno de la institución, cuando decidió dejarla. ADDENDA Hay no obstante en justicia que precisar que su presunto acosador no fue condenado por un delito de acoso -que no se ve suficinetemente tipificado o descrito en abstracto en el ordenamiento penal sino en un marco laboral y de dependencia jerárquica)-, sino de abuso (sic) de autoridad
Bofetada a la institución castrense. O digamos un derecho al abofeteo impune intermitente, y a discreción, y ademas (jugosamente) remunerado. Así se puede glosar y resumir el caso de la ex-comandante Zaida Cantera, dada de baja del ejército con la pensión máxima -por decisión (injusta) del antiguo ministro de Defensa, Morenés- tras haber visto sobreseídas sus acusaciones de acoso (laboral) contra alguno de sus superiores jerárquicos inmediatos. La acusación o denuncia, de acoso (sic) -de persona del otro sexo- es un arma que carga el diablo como otra cualquiera. Como están las cosas de este o del otro lado de los Pirineos, una simple acusación de ese cariz cambia mágicamente las tornas, quiere decirse que invierte automáticamente -desde el momento´mismo de verse admitida a trmite- la carga de la prueba y obliga -en la practica- el acusado a probar su inocencia y no a la inversa.

Y esta claro que la ex-comandante (socialista) no supo o no pudo probar sus acusaciones, pero acabó ganando una batalla política -con la ayuda de un tribunal médico civil- que le habrá abierto el camino de un nuevo protagonismo fuera de la institución, lo que en el fondo tal vez fuera lo que ella andaba buscando. Y ahora, al socaire del regreso (triunfal) del antiguo líder del PSOE parece convertida en acusadora pública de la institución de la que fue dada de baja como acaba de ilustrarlo con su intervención en el Congreso por un comunicado de una unidad orgánica -Agrupación de Apoyo Logístico numero 61 del Ejército de Tierra, con sede en Valladolid- evocando la efemérides del 18 de julio de forma ecuánime y objetiva, léase con un mínimo respeto a la verdad histórica. Que habrá abierto de nuevo la caja de los truenos (guerracivilistas)

¿Talón de Aquiles del ejército español el feminismo militante (de izquierdas)? Así parece peligrosamente insinuarlo el caso que nos ocupa. Y es con ayuda de un leyenda negra anti-española -que asumieron (nótese bien) en gran medida los propios españoles- y que inspira de forma subliminal aunque sea muchas de las recriminaciones de ese cariz so pretexto de seximo, léase mahcismo, una palabra que se conjuga -trascrita lliteralmente en su forma española- en todas las lenguas del planeta como se lo hice saber hace muchos años a la escritora y feminista destacada Rosa Montero en una conferencia que dio en unos grandes almacenes del centro de Bruselas.

LIBERACIÓN SEXUAL Y NUEVO ORDEN NAZI

Firma del concordato con la Alemania nazi en Roma (julio de 1933) La Iglesia en Francia -más si cabe que en otros países europeos- dio muestras de gran ductilidad -lo meno que cabe decir- durante la segunda guerra mundial. Su principales figuras -Baudrillart, Suhard, Salière, Lienart (….)- dieron muestras inequívocas de adhesión al régimen de Vichy y al Nuevo Orden. Y algunos de los nombrados -no se olvide- serían figuras estelares del concilio y del posconcilio. Y a medida que la guerra avanzaba y que iban cambiando las tornas, la actitud de la inmensa mayoría del clero francés cambiaría en consonancia. Como se deja traslucir certeramente y on agudeza en la Historia de la Colaboración, de Dominique Venner. Lo que traería consigo una innegable emancipación mental -inclusive en el plano sexual- de la tutela eclesiástica por parte de los últimos leales entre las quintas mas jóvenes de la Colaboración (de extracción católica la mayoría de ellos)
En su apasionante obra “Historia de de la Colaboración”, dedica Dominique Venner unas paginas de crudo realismo -en guisa de conclusión del penúltimo capítulo de la misma titulado “La guerra civil”- a trazar la trayectoria arquetípica de uno de aquellos jóvenes franceses a los que el estallido de la Segunda Guerra Mundial pilló aún niños o púberes adolescentes y a los que el sol negro de la guerra -como reza el viejo adagio anónimo- acabaría haciendo hombres. Gracias a la guerra, y a la Colaboración a la que el adolescente del relato, con trece años de edad tan solo al principio, permanece fiel hasta el final. Y es que si hay algo que resalta mas fuertemente desde el principio lasta el fin de un testimonio tan sincero y tan crudo y tan palpitante a la vez lo es sin lugar a dudas la impresión de emancipación sexual que se desprende de la confesión recogida en esas paginas, algo que el nuevo orden nazi innegablemente traía consigo.

Y que se vería rodeado hasta hoy de los más espesos tabús, viniendo a resultar incluso -se me antoja- enigma mayor -aun irresuelto -para toda una historiografía contemporánea referida a la Segunda Guerra Mundial y la Alemania nazi. Esa misma impresión -de liberación sexual (sic) de toda una serie de interdictos heredados de una educación marcada al rojo por la moral heredada del judeocristianismo, se desprendía de la obra que ya evoqué a menudo en ests entradas, de “la Pena de Bélgica” con el telon de fondo de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación alemana en Bélgica flamenca.

En aquella escena -inmejorable en el plano literario- de la chica de la que el protagonista adolescente estaba profundamente enamorado, que le confiesa -falsamente ingenua- que le quiere, sí, como un hermano, pero que ella ya se siente comprometida con otro joven, conocido también del protagonista un poco mayor que él y mas comprometido que él con los movimientos juveniles que gravitaban en la órbita de la Colaboración.

Y a la que se le ocurre contarle un chiste que le había contado el otro chico. Y era por cuenta del cura de un pueblo de los alrededores, que el marido de una de las feligresas, agricultor, se encuentra un día, de vuelta a casa de las faenas del campo, metido en la cama con ella. Ante lo que el marido engañado sale a la calle dando gritos: “venid, venid todos, que ya sé por que no consigo darle a mi mujer hijos, y es que cuando van a nacer viene el cura y se los come”. Y la chica terminaba su relato soltando la risotada. Ante lo que el joven protagonista concluía lúgubre y melancólico (y culpabilizante a la vez): “de aquellos labios que yo había creído puros y virginales se elevaba hasta el cielo la pestilencia sofocante de una p... de Babilonia”

miércoles, julio 19, 2017

SUIZA Y EL ETERNO RETORNO

Todo en la noticia singular que comento en estas entradas recuerda y evoca algunos de los relatos alpinos del gran escritor suizo de expresión francófona, Charles-Ferdinand Ramuz -insólitamente neutral durante la guerra civil española-, como el de esta obra -en edición reciente (2011) en la foto, en lengua española- de una de sus novelas mas célebres, de un  título prestado al nombre de una de las localidades de alta montaña más emblemática del cantón suizo del Valais, no lejos de los lugares de escenario de esa desaparición misteriosa que viene a aclarase sólo ahora setenta y cinco años después y que tanto impacto tuvo en la Suiza de entonces -dentro y fuera incluso del cantón- y tanto marcó las mentes y memorias de su contemporáneos. Como lo ilustran los titulares de prensa de la época, que se exhuman ahora en la noticia que aquí comento. Entre ellos del “Nouvelliste Valaisan” (Noticiero del Valais), que sobrevivía -como tanta cosas en el país alpino- aún muchos años después, como doy constancia de ello de mi paso por el seminario de Ecône donde era el único periódico que allí nos llegaba. Y que viene ahora a traer ahora a mi memoria esa noticia insólita. Como tantas otras cosas
Tiempo estival. De oleadas de calor agobiante, a tono con un actualidad que causa no menos agobio, e invita al autor de este blog fatalmente a la evasión por las rutas del tiempo o del espacio y es lo que hago gustosamente ahora con ayuda de una noticia de las de paginas de sucesos que habrá copado por lo insólito los titulares y primeras paginas de los medios, por unas horas aunque fuera. La montaña acaba revelando sus secretos,

En los Alpes Suizos, con la ayuda de sus hondos glaciares, es el caso por lo menos (me curo de inmediato en salud ante escépticos montañeros) Setenta y cinco años después, un glaciar del cantón suizo del Valais acaba de devolver los restos momificados -y en sus vestimentas intactas- de una pareja, marido y mujer, desaparecidos en 1942, cuando iban camino de pastos de alta montaña -”alpages” en lengua francesa- sin duda a ordeñar el ganado vacunos del que eran dueños.

Y ahora sólo se habrá sabido que fueron víctimas de una caída mortal de cuarenta metros en la grieta de un glaciar que intentaban atravesar en el limite de los cantones de Berna y del Valais, dejando al morir tras ellos siete huerfanitos, cinco varones y dos hembras, la mayor de todos ellos de trece y la menor de cuatro años en el momento del suceso -tal vez la única superviviente- que habrá hecho ahora declaraciones a los medios. La noticia que recoge declaraciones de responsables de la policía del cantón del Valais, reza que los dos vestían ropas del tiempo de la segunda güera mundial. Agosto de 1942. Cuando la historia y el mundo titubeaban como tal vez lo hicieron los dos protagonistas de este infausto suceso antes de su caída mortal.

martes, julio 18, 2017

18 DE JULIO LA GUERRA CONTINÚA

Por razón de una indisposición pasajera me habré visto obligado a faltar a la cita diaria habitual con los lectores de este blog los últimos días. Lo que reanudo con esta entrada, y con más fe y vigor que nunca
Escena del No-Do del 11 de enero de 1965. Durante una de las visitas de Franco a la provincia de Jaén. En la foto, con el entonces alcalde de Mancha Real, Francisco Carrillo Sánchez-Puerta -Paco Carrillo, como así siempre le oí nombrar a mi alrededor-, al que asocio inevitablemente con mis veraneos (inolvidables) de niño y adolescente en aquella localidad jiennense de la que procedo por la vía paterna. Escenario y y balcón de observación privilegiado como lo fue para el que esto escribe de la paz social que reinó innegablemente aquellos años en la España del Sur, tan castigada en la guerra civil. Y a la vez, de un proceso de reconciliación innegable entre vencidos y vencedores y sus descendientes. Lo que no se cimentaba menos en la derrota histórica de una clase obrera (y campesina) en armas que fue lo que selló el desenlace de la contienda. Y ese clima social vendría a enrarecerse fatalmente con el rearme de la clase/obrera -y campesina- que traduciría el sindicalismo guerracivilista y beligerante de las últimas décadas. Y que en la medida que la guerra civil española del 36 fue en gran parte guerra de clases, venia fatalmente a ilustrar el re-encenderse de una guerra que ochenta y un años después dura todavía
Aniversario del Dieciocho de Julio. Ochenta y un años después, la guerra continúa. Como lo prueban los titulares y artículos beligerantes en sus ediciones de hoy de algunos medios, y también, la propuesta de la alcaldesa izquierdista de Madrid de ponerle placas a los milicianos que se enzarzaron en toda clase de desmanes tras el fracaso del alzamiento en la capital de España, en la jornada del 19 de julio de 1936. Y ademas, el de proponer hacerlo precisamente en dos barrios de clase obrera -Tetuán y San Blas-, el uno situado dentro del antiguo casco urbano en el momento de estallar la guerra civil y el otro de gestación posterior, en la posguerra, aunque su núcleo original se situaba entonces en ele extrarradio urbano y principalmente en Canillejas, un municipio entonces como otro cualquiera y que en cuanto tal vendría a desparecer tras la guerra civil.

Con lo que se viene a ilustrar el carácter de lucha de clases que tuvo la guerra civil española en su eclosión como en su curso posterior, tal y como lo vengo defendiendo desde hace ya rato en estas entradas. ¿Por qué si no, no propone la alcaldesa Carmena poner placas en otros barrios madrileños que fueron igualmente teatro del estallido de la guerra civil y del fracaso de del Alzamiento en la capital de España? En Arguelles por ejemplo en cuyas inmediaciones se encontraba el Cuartel de la Montaña, escenario, tanto el acuartelamiento propiamente hablando como las calles que adyacentes que hacia él confluían, de escenas de -desmanes y de salvajismo- inmortalizadas en unas instantáneas gráficas difundidas a las cuatro esquinas del planeta en las planas de los medios (españoles y extranjeros) desde los primeros momentos tras el asalto al edificio.